¿Felipe o Andrés?

Muchas veces los discípulos nos vemos enfrentados a tomar decisiones o a emprender acciones en circunstancias de total incertidumbre, o lo que es peor, ante datos que la realidad nos muestra como situaciones imposibles de resolver, humanamente.
Así les sucedió a los primeros discípulos, en el episodio que conocemos como la ‘Multiplicación de los peces y los panes’, cuando el Señor les ordena que le den de comer a cinco mil hombres, sus mujeres y sus niños.
Es en esas circunstancias cuando nuestra fe es tentada. La podemos subordinar a nuestra razón como el apóstol Felipe, quitándole la posibilidad a Cristo de que sea Él quien resuelva o podemos poner a su disposición lo poquitos recursos que tenemos, como lo hizo el apóstol Andrés.
De nuestra actitud dependerá que el milagro se realice.
Objetivo de la reunión:
·         Reconocer que nuestra fe es pasible de ser probada.
·         Entender que del resultado de esa prueba, pueden depender otras personas.
·         Reconocer que por escasos o limitados que sean nuestros recursos, en las manos de Jesús pueden dar fruto  al 1000:1
·         Aprender a someter cada situación que se nos presenta a la voluntad de Cristo y a la Providencia de Dios
Pautas de Reflexión:

Al atardecer, los discípulos se acercaron y le dijeron: "Este es un lugar desierto y ya se hace tarde; despide a la multitud para que vaya a las ciudades a comprarse alimentos".
Pero Jesús les dijo: "No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos".
Ellos respondieron: "Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados".
"Tráiganmelos aquí", les dijo. Mat 14:16-18
‘…dijo a Felipe: "¿Dónde compraremos pan para darles de comer? Él decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan"
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?
Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron. Juan 6:7-11
Hay muchos proyectos en el corazón del hombre, pero sólo se realiza el designio del Señor. Pro 19:21

No hay comentarios:

Publicar un comentario