La Paz de Cristo, instrumento de discernimiento

San Ignacio de Loyola (1491-1556), fundador de los jesuitas

Ejercicios espirituales: reglas para un mejor discernimiento de espíritus (329 a 335)
«Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestros corazones» (Col 3,15)
Es propio de Dios y de sus ángeles, en sus mociones, dar una verdadera alegría y gozo espiritual, alejando toda tristeza y turbación suscitada por el enemigo.
Por el contrario, es propio de éste último luchar contra esta alegría y consolación espiritual, proponiendo aparentes razones, sutilezas y continuados sofismas. Tan sólo Dios nuestro Señor da al alma la consolación sin causa precedente.
En efecto, es propio del Creador, entrar, salir, producir mociones en el alma, atrayéndola toda entera al amor de su divina Majestad. Digo sin causa, es decir, sin ningún sentimiento anterior ni conocimiento de un objeto gracias al cual vendría esta consolación...
Es propio del ángel malo, que se transforma en «ángel de luz» (2Co 11,14), ir primeramente en el mismo sentido del alma fiel y, para después, llevarla hacia el suyo.
Es decir, que propone pensamientos buenos y santos, de acuerdo con el alma justa, y, seguidamente, poco a poco, intenta llevarla hacia sus fines arrastrando al alma a sus secretos engaños e intenciones perversas.
Debemos estar muy atentos al curso que siguen nuestros pensamientos.
Si el principio, a la mitad y al final son enteramente buenos, orientados hacia el bien, es signo que son del buen ángel.
Pero si el curso que siguen nuestros pensamientos nos lleva finalmente a alguna cosa mala o que nos distrae o menos buena de lo que el alma tenía en proyecto al comenzar, o que lo disminuye, inquieta o turba al alma quitándole la paz, la tranquilidad y el descanso que tenía previamente, esto es un signo claro que viene del mal espíritu, enemigo de nuestro progreso y de nuestra salvación eterna...
A los que andan de bien en mejor, el buen ángel les toca el alma de manera dulce, ligera y suave, tal como una gota de agua que entra en una esponja.
El maligno la toca de manera punzante, con ruido y agitación.
Moción: Inspiración interior que Dios ocasiona en el alma.
Sofisma: Razón o argumento aparente con que se quiere defender o persuadir lo que es falso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario