Disciplina, no mal

Introducción:
Muchos cristianos mal informados y la mayoría de las personas que por superstición o tradición creen en la existencia de un dios supremo que gobierna el universo y los acontecimientos del mundo, están convencidos de que sus enfermedades, accidentes y diversas penurias, son males que Dios les manda, con alguna justificación conocida o con la pregunta que no falta ¿por qué a mi?


Otras personas, se van al otro extremo de crearse para sí, la imagen un dios inofensivo, proveedor de soluciones, bienes y diversos milagros, incapaz de alzar su voz o hacer cualquier tipo de correctivo.
Unos se apoyan erradamente en el ‘temor a Dios’ mal aprendido y otros en el ‘Dios es amor’ mal entendido.
Analicemos que nos dice el Apóstol Pablo respecto a estas dos opiniones:
Desarrollo
En la presencia del Espíritu Santo, reflexiona sobre el siguiente texto: Hebreos 12:5-13 y contesta las siguientes preguntas:
  1. ¿Cuáles son los dos consejos que hemos olvidado de Dios? (v.5)
  2. ¿Dónde estaban esos consejos? (Proverbios: 3:11)
  3. ¿Por qué Dios disciplina? (v. 6)
  4. Busca en algún diccionario el significado de ‘disciplina’
  5. ¿Por qué es necesaria la disciplina? (v 7)
  6. ¿Los padres terrenales disciplinan a sus hijos?
  7. ¿Los padres que disciplinan buscan hacerle daño a sus hijos?
  8. ¿Qué implica que un padre no discipline a su hijo? (v 8)
  9. ¿Tendremos una opinión distinta de la disciplina de nuestros padres terrenales que de la disciplina de Dios? (v 9)
  10. ¿La eficiencia de la disciplina de nuestros padres y el de Dios, son comparables? (v 10)
  11. ¿Cuál es el fruto de corto plazo de la disciplina? (v 11)
  12. ¿Y el del largo plazo?
  13. ¿Qué significa el consejo nos da Pablo? (v 12)
  14. ¿A qué nos exhorta y de qué riesgo nos previene? (v 13)
  15. ¿Cuál sería la consecuencia de desatender las correcciones que Dios nos hace? (v 14)
  16. ¿Qué sentimiento acarrea desconocer los motivos que tiene Dios al corregirnos? (v 15)
  17. ¿Qué consecuencia tiene en la comunidad ese sentimiento? (v 15)
Aplicación
Caemos en un gran error si pensamos que el Amor de Dios nos exime de sus correctivos, porque no podría amarnos y al mismo tiempo dejar que vayamos por caminos errados donde el mal puede llegar a ser mucho mayor que cualquier situación adversa que debamos atravesar para entender cuál es su voluntad para con nosotros.
Dios es Justo, y tan justo es, que Jesús tuvo que pagar por el pecado de todos nosotros, porque para Dios es inadmisible aceptar lo que no es santo, lo que no es perfecto. Por tanto no ha de ahorrarse tiempo y molestias en intentar enderezar nuestros caminos.
No entender esto, lleva consigo el riesgo de que nos amarguemos y en lugar de tratar de corregirnos, perdamos de vista la mirada paterna y amorosa de Papito Dios, que como a niños que se van a hacer daño, nos empujará, si es necesario, para evitarlo.
Antes de amargarte, antes de enojarte con Dios pregúntale ¿Qué debo hacer Señor? , no te va a defraudar ni va a tardar en darte su respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario