Camino, Verdad y Vida

Introducción:
El día que preparábamos esta lectura (3 de Julio), la Iglesia celebraba la fiesta de Santo Tomás, ocasión que se nos presenta oportuna, para tomar como punto de partida, una reflexión de nuestro Papa, Benedicto XVI (Audiencia general del 27•9•06) Santo Tomás quiere seguir a Cristo donde sea que vaya y comprender todo lo que dice
Una segunda intervención de Tomás se nos narra en la última Cena. Jesús, prediciendo su inminente partida, anuncia que va a preparar un lugar para sus discípulos a fin de que también éstos puedan estar donde él se encuentre. Y les precisa: «Para ir adonde yo voy ya sabéis el camino» (Jn 14,4). Es entonces cuando Tomás interviene diciendo: «Señor, si no sabemos dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»... Sus palabras dan ocasión a Jesús de pronunciar la célebre definición: «Yo soy, el Camino, la Verdad y la Vida» (Jn 14,6). Es, pues, a Tomás a quien se ha hecho por primera vez esta revelación, pero es válida para todos nosotros y por todos los tiempos...
Desarrollo
Tomás, un discípulo como nosotros en otros tiempos, tiene dudas:
1. ‘si no sabemos dónde vas’ o lo que es lo mismo decir:
· ‘no tenemos claro hacia dónde nos lleva seguirte’, o

· ‘todavía no podemos entender lo que nos quieres decir’ o

· ‘qué quieres decir con que vas a dar tu vida por mi’

· ‘si no puedo tener tu visión, si no me he podido meter en tu plan’

2. ¿cómo podemos saber el camino? Equivalente a nuestras preguntas de hoy:

· ‘qué tengo que hacer’

· ‘dónde aprendo lo que necesito saber’

· ‘cómo estoy seguro de estar haciendo lo correcto’

· ‘cómo puedo conocer la voluntad de Dios’

Entonces viene el Maestro a contestarnos a Tomás y a nosotros ‘con esa claridad de manantial’, «Yo soy, el Camino, la Verdad y la Vida», desgranemos su respuesta:
3. ¿Qué significado tiene Yo soy? (Exodo 3:14)

4. ¿Qué significado tiene el Camino?

Luego de reflexionarlo – lee más abajo en las definiciones del diccionario bíblico.

5. ¿Qué significado tiene la Verdad?

Luego de reflexionarlo – lee más abajo en las definiciones del diccionario bíblico.

6. ¿Qué significado tiene la Vida?

Luego de reflexionarlo – lee más abajo en las definiciones del diccionario bíblico.


Describe con tus propias palabras lo que has entendido luego de reflexionar y estudiar las definiciones del diccionario.


Diccionario:

nom, CAMINO

Junto al significado literal (comunicación de ciudades y lugares), el Antiguo Testamento habla de la vida humana como un camino (Sal. 37:5) en el que el hombre es guiado por Dios (Éx. 13:21) y que cada uno puede andar (Jb. 23:11) o rechazar (Mt. 2:9). Por esto los profetas exhortan a apartarse de los falsos caminos (Jer. 25:5) y a dirigirse por los caminos verdaderos (Jer. 31:21).

El piadoso pide a Dios que le muestre el camino (Sal. 27:11; 119). El tiempo de la nueva alianza es iniciado con la llamada del Bautista a preparar un camino para el Señor (Mr. 1:3 y paralelos). Jesús es la coronación del camino que Dios ha planeado para la salvación (Ro. 11 :33 ss); se denomina a sí mismo camino (Jn. 14:6). Cristo, con su encarnación, ha abierto un nuevo camino por el que el hombre puede llegar hasta Dios (He. 10:19 s). Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento puede encontrarse la figura de los dos caminos, entre los que el hombre debe elegir (Sal. 1:6; Pr. 15:19; Mt. 7:13 s).

nom, VERDAD

Conformidad entre lo que se expresa y aquello que es objeto de la comunicación. A través de las Escrituras aparece lo que Dios designa como «la verdad». Es divina, y está por encima de las opiniones de los hombres, por prudentes y piadosos que éstos sean. En el AT se da la amonestación: «Compra la verdad, y no la vendas» (Pr. 23:23). «La verdad» debe referirse a Dios, el cual es verdadero, pero que como Dios no es llamado «la verdad». Ésta comprende todo lo que pueda ser conocido de Dios, sea declarada por la creación o dada a conocer por revelación. La verdad es el camino real a la libertad: «la verdad os hará libres» (Jn. 8:32; cfr. v. 36). La verdad no puede ser separada del Señor Jesús que es «el camino, y la verdad, y la vida». Él es la verdad, por cuanto es la revelación personal de Dios al hombre. Ello, objetivamente. Subjetivamente, el Espíritu es la verdad, al venir del Cristo glorificado.

nom, VIDA

Vida es aquello por lo cual un ser creado disfruta del lugar en el que el Creador lo ha puesto. Dios sopló en la nariz del hombre aliento de vida, «y fue el hombre un ser viviente» (Gn. 2:7). Al entrar el pecado, el hombre pierde el derecho a esta vida.
En las Escrituras se presenta comúnmente en contraste con la muerte. La vida eterna ha sido revelada en el Señor Jesucristo. «Éste es el verdadero Dios, y la vida eterna» (1 Jn. 5:20). «Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida» (1 Jn. 5:11, 12). Por ello, el que tiene al Hijo de Dios tiene la vida ahora, y lo sabe por el Espíritu Santo, el Espíritu de vida. El apóstol Juan habla de la vida como un estado subjetivo de los creyentes, aunque inseparable del conocimiento de Dios plenamente revelado como el Padre en el Hijo, y verdaderamente caracterizada por esto mismo. El Señor le dijo al Padre en oración: «Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (Jn. 17:3).

Aplicación
Ni siquiera los primeros discípulos estuvieron exentos de las dudas, aún teniendo a su lado al Maestro y habiendo visto las señales, prodigios y maravillas que Jesús hacía. Tú también puedes dudar, pero inmediatamente busca a Jesús, porque en Él están todas las respuestas.
Benedicto XVI, terminaba el discurso que nos sirvió de introducción diciendo: Al mismo tiempo, esta pregunta nos confiere el derecho, por así decir, de pedir explicaciones a Jesús. A menudo, no lo comprendemos. Tengamos la valentía de decir: «No te comprendo, Señor, escúchame, ayúdame a comprender». Así, con esta sencillez, que es la verdadera manera de orar, de hablar a Jesús, expresamos nuestra pobre capacidad de comprender y, al mismo tiempo, nos ponemos en la confiada actitud de los que esperan la luz y la fuerza de parte de aquel que nos la puede dar.
En otras palabras,: ¿Qué debo hacer Señor? para comprenderte, cómo hacer Señor para verte tal y cual eres y de esa manera:
  • Confiar en que Tú eres Dios
  • Que eres el único Camino
  • Que no hay otra Verdad, no hay otra Realidad, que tu verdad revelada.
  • Recordar que no hay otro a quien ir, por que sólo Tú tienes palabras de Vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario