Camino de Damasco

Introducción:
La frase ‘Camino de Damasco’ es utilizada para designar un cambio espectacular ocurrido en la vida de cualquier persona. La conversión de Pablo es de las más significativas de toda la historia de la vida de la Iglesia, tanto por la transformación radical de este hombre, como por las consecuencias que desencadenó.
Lucas menciona tres veces este acontecimiento en el libro de los Hechos: (9:1-22), (22:3-16), (26:9-18)
Pongámonos en el día de hoy humildemente en el lugar de Pablo tratando de que su experiencia ponga luz en nuestra propia conversión.
Desarrollo:
Lee Hechos (9:1-22) y contesta las siguientes preguntas:
  1. ¿Qué significaba para Pablo servir a Dios? (v. 1)
  2. ¿Era un hombre sujeto a autoridad? (v. 2)
  3. ¿Qué fue lo que lo tiró a tierra? (v. 3)
  4. ¿Por qué Jesús le dice que lo está persiguiendo a Él? (v. 4)
  5. ¿Qué le sucedió a causa de la Luz de Cristo? (v. 8-9)
  6. ¿Por qué?
  7. ¿Era Ananías un hombre importante, qué posición tenía? (v. 10)
  8. ¿Cómo fueron las instrucciones de Jesús? (v. 11)
  9. ¿Tuvo miedo Ananías? (v. 13-14)
  10. ¿Le dio Jesús seguridad? (v. 15)
  11. ¿Qué hizo Ananías y en nombre de quién? (v. 17)
  12. ¿Qué pasó cuando Pablo recibió el Espíritu Santo (v. 18)
  13. ¿Qué hizo Pablo con la unción que recibió (v. 20 y 22)
  14. ¿La gente notó algo distinto en Pablo (v. 21)
Lee Hechos (22:3-16) y contesta las siguientes preguntas:
¿Es por mucho saber de Dios que estamos en condiciones de hacer lo correcto de acuerdo a su propósito (v. 3)
  1. ¿Qué es lo que hace que nuestra vida tenga un vuelco radical? (v. 6-8)
  2. ¿Jesús les habla a todos al mismo tiempo? (v. 9)
  3. ¿Cuál fue la actitud de Pablo que lo llevó a conseguir su conversión? (v. 10)
  4. ¿A qué nos destina Dios cuando aceptamos convertirnos? (v. 14)
  5. ¿Qué es lo único que necesitamos para ponernos en acción? (v. 16)
Lee Hechos (26:9-18) y contesta las siguientes preguntas:
  1. ¿Cuál es la misión que Jesús nos encomienda? (v. 18)
Aplicación:
Tú eres un militante del pueblo de Dios, porque Él te ha llamado de las tinieblas a su Luz.
Quizás hasta ahora hayas vivido en el cumplimiento de normas como normas en sí, como un modo de vida para que ‘te vaya bien’. Pablo también estaba convencido que si cumplía con la ley, cumplía con Dios.
Fue hasta que tuvo un encuentro personal con Cristo que pudo comprender que sin él la letra es muerta. Conocía de memoria la ley pero ahí no estaba Cristo. Cuando lo buscamos a Él, sólo entonces podremos ‘ver al Justo y escuchar directamente su voz’.
Jesús quiere que tú tengas un encuentro personal con Él.
¿Recuerdas a tu Ananías? ¿Quién te presentó a Cristo y su propósito? Da gracias a Dios en este momento por su vida.
Pero piensa también, que tú puedes ser un Ananías para la vida de otros Pablos. Él no era un hombre especial, (no se vuelve a nombrar más en la Biblia), tenía temores y vergüenzas como las que tú puedes tener, pero hubo algo a su favor que tú tienes que rescatar: confió y obedeció, y así su misión tuvo éxito, fue un tremendo instrumento en las manos de Jesús, como lo puedes ser tú también.
Quizás cuando ten encuentres con Jesús, tengas que estar ciego un tiempo – mientras te reprogramas – quizás estés viviendo hoy ese tiempo de ceguera que no comprendes porqué a ti. Cuanto más hayas aprendido en la dirección incorrecta más vas a tener que desaprender. Quizás eso duela, pero al final serás una nueva persona, y los demás se van a dar cuenta, pequeños – o grandes – destellos del brillo de Cristo se van a reflejar en ti.
¿Qué vas a hacer cuando te encuentres con Cristo que vivo y resucitado te está buscando para hablar contigo? Humíllate delante de él, nada de lo que tengas o lo que seas va a tener valor si no lo rindes a sus pies. No pierdas tu tiempo en una larga serie de pedidos o reproches.
Hazle la pregunta correcta:
¿Qué debo hacer Señor?[i]
[i] Esta ha de ser la ‘frase guía’ de nuestra comunidad para este año 2008, el cual a partir del 28 de junio – fecha del cumpleaños de San Pablo - , el Santo Padre Benedicto XVI, ha decretado como Año Jubilar del Apóstol Pablo

No hay comentarios:

Publicar un comentario