Entradas

Mostrando entradas de julio, 2008

Los Cristianos No Somos Inmunes

Introducción: Como cristianos, algunos tendemos a pensar que si solo tenemos más fe, entonces no nos deprimiremos. Esto y otros mitos son explorados por este artículo de Kenneth Parker. Nadie es inmune. La depresión puede deslizarse silenciosamente en nuestras vidas o puede golpear tan fuerte que pensemos que hemos sido abrazados por ella. La encontramos en toda edad y en cualquier grupo socio-económico. Estos son hechos que la mayoría de nosotros aceptamos rápidamente. Sin embargo, es difícil de entender y de contender con la depresión si llega a ser un problema personal o de algún familiar, o de algún miembro del grupo de estudio bíblico, o de la fantástica familia cristiana que vive al lado. Los cristianos no son la excepción. Ellos también experimentan la depresión. ¿Por qué batallamos con la idea de que los cristianos pueden padecer de depresión? Esto está parcialmente relacionado a no conocer la compleja interacción espiritual, psicológica y física de los factores involucrados. T…

Disciplina, no mal

Introducción: Muchos cristianos mal informados y la mayoría de las personas que por superstición o tradición creen en la existencia de un dios supremo que gobierna el universo y los acontecimientos del mundo, están convencidos de que sus enfermedades, accidentes y diversas penurias, son males que Dios les manda, con alguna justificación conocida o con la pregunta que no falta ¿por qué a mi?

Otras personas, se van al otro extremo de crearse para sí, la imagen un dios inofensivo, proveedor de soluciones, bienes y diversos milagros, incapaz de alzar su voz o hacer cualquier tipo de correctivo. Unos se apoyan erradamente en el ‘temor a Dios’ mal aprendido y otros en el ‘Dios es amor’ mal entendido. Analicemos que nos dice el Apóstol Pablo respecto a estas dos opiniones: Desarrollo En la presencia del Espíritu Santo, reflexiona sobre el siguiente texto: Hebreos 12:5-13 y contesta las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los dos consejos que hemos olvidado de Dios? (v.5)
¿Dónde estaban esos consej…

¿Queremos poner celoso al Señor?

Introducción: Enmarcada en las tantas dificultades de discernimiento que se nos presentan en esta gran aventura de ser cristianos, se nos presenta una no menor, el equilibrio entre la tarea del misionero y la integridad del discípulo. Como misioneros estamos destinados a ir a los enfermos, como discípulos estamos obligados a no contagiarnos. Desarrollo En la presencia del Espíritu Santo, reflexionemos lo siguiente 1ª. Corintios 10:16 ss Cuando el Apóstol Pablo tiene que aconsejar a la comunidad de Corintio, a cerca del riesgo que representa para el cristiano, compartir bienes (lo que Pablo llama ‘compartir la mesa’) con las personas que rechazan a Cristo, les dice lo siguiente: En la Cena del Señor, cuando tomamos la copa y pedimos que Dios la bendiga, todos nosotros estamos participando de la sangre de Cristo. Y cuando partimos el pan, también participamos todos del cuerpo de Cristo. Aunque somos muchos, somos un solo cuerpo, porque comemos de un solo pan. Por ejemplo, en el pueblo de …

Sólo una cosa es necesaria

Introducción: Como discípulos de Cristo, muchas veces nos cuesta arrancar en el servicio o en el ministerio. Tenemos pereza, miedo o vergüenza, ya lo hemos reflexionado en jornadas anteriores. Pero cuando arrancamos, cuando nos ponemos en marcha, muchas veces parecemos esos bólidos de Fórmula 1 que aceleran de 0 a 100 en escasos segundos. Si eso sucede, corremos el riesgo de perder de vista lo importante y nos enfrascamos tanto en el hacer que a veces nos podemos olvidar del Hacedor. Ante ese riesgo, nuestro querido Maestro, nos orienta una vez más desde las páginas de su Evangelio y el Espíritu Santo nos regala una sabia explicación de parte de uno de los Padres de la Iglesia. Desarrollo Comentario de San Agustín
Lc 10,38-42: Tú navegas todavía, mientras que ella está ya en el puerto Entonces, ¿qué? ¿Hemos de pensar que vituperó la actividad de Marta, ocupada en el ejercicio de la hospitalidad, ella que recibió en su casa al mismo Señor? ¿Cómo podía ser vituperada con justicia quien se …

Camino, Verdad y Vida

Introducción: El día que preparábamos esta lectura (3 de Julio), la Iglesia celebraba la fiesta de Santo Tomás, ocasión que se nos presenta oportuna, para tomar como punto de partida, una reflexión de nuestro Papa, Benedicto XVI (Audiencia general del 27•9•06) Santo Tomás quiere seguir a Cristo donde sea que vaya y comprender todo lo que dice Una segunda intervención de Tomás se nos narra en la última Cena. Jesús, prediciendo su inminente partida, anuncia que va a preparar un lugar para sus discípulos a fin de que también éstos puedan estar donde él se encuentre. Y les precisa: «Para ir adonde yo voy ya sabéis el camino» (Jn 14,4). Es entonces cuando Tomás interviene diciendo: «Señor, si no sabemos dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»... Sus palabras dan ocasión a Jesús de pronunciar la célebre definición: «Yo soy, el Camino, la Verdad y la Vida» (Jn 14,6). Es, pues, a Tomás a quien se ha hecho por primera vez esta revelación, pero es válida para todos nosotros y por todos los tie…